PUBLICIDAD

Iberdrola

Un avión Falcon del Gobierno español voló a Argelia fuera de agenda

El aparato se mantuvo 6 horas en suelo argelino para después volver a Madrid
avion falcon viaje secreto de españa a argelia

PHOTO/ARCHIVO  -  

El Gobierno español podría estar trabajando para rehacer y recuperar su relación con la vecina Argelia. Es una de las primeras conclusiones a las que se puede llegar después de saber que un avión Dassault Falcon D900 del Ejército del Aire español voló ayer viernes a las 11 horas de la mañana hasta la capital argelina, Argel, para volver pasadas las 19 horas de la tarde a Madrid.

La información proviene de varias aplicaciones y sitios webs dedicados al seguimiento de vuelos por medio de señal satelital. Varios usuarios de las redes sociales se extrañaron al ver este vuelo, que no estaba previsto en la agenda de ningún miembro del Gobierno Español.

Los aviones Falcon D900, de la francesa Dassault, son operados por el Grupo 45 del Ejército del Aire español, el encargado de transportar por vía aérea a la Jefatura de Estado, al presidente del Gobierno y a los ministros en viajes por el interior de España o en el extranjero. El Grupo 45 dispone de 5 aeronaves de este tipo. El Falcon D900 tiene una capacidad para alrededor de 19 pasajeros, además de su tripulación.

De acuerdo con la información de las webs de seguimiento del tráfico aéreo, el avión despegó a las 11h desde la base aérea militar de Torrejón de Ardoz, y aterrizó sobre las 12h20 en Argelia. Pasó 6 horas en suelo argelino antes de volver a Madrid. El uso de un Falcón implica que algún miembro o asesor del Gobierno Español viajó a Argelia, a menos que se tratara de un vuelo de prueba, práctica o algún otro tipo de viaje.

Desde el Gobierno español no se ha aclarado el motivo de este viaje, que no estaba agendado en el programa de ningún miembro del Gobierno. Fuentes del Ministerio de Exteriores consultadas por ATALAYAR afirman que no se trata de un viaje hecho por parte de su ministerio. 

Desde el Ministerio de Transición Ecológica, dirigido por Teresa Ribera, quien tuvo un papel importante en las últimas relaciones con Argelia previas a la ruptura del Tratado de Buena Vecindad, también se ha negado a ATALAYAR que en el Falcon viajase algún alto cargo de dicha cartera.

Con la respuesta oficial de los ambos ministerios que potencialmente podrían haber viajado, quedan en el aire los motivos de este viaje. 

Pero el momento es clave para que el Gobierno de Pedro Sánchez intenta recuperar las relaciones con Argelia. Después de transmitirse mutuamente mensajes de calma y tranquilidad, Marruecos y Argelia podrían progresar en una desescalada de la tensión que dura ya un año, con el cese de las relaciones diplomáticas y la no renovación para el transporte de gas por vía del Magreb-Europa que atraviesa Marruecos desde Argelia.

Estas señales, junto con la urgencia energética que se vive en Europa, podrían ser suficientes factores para que el Gobierno español dé un paso por su parte para aliviar la situación. El Gobierno de Pedro Sánchez afirmó que trabajaría para cumplir la demanda alemana de gas a través del proyecto del gasoducto Midcat que atraviesa Portugal, España y Francia. España goza de una muy importante infraestructura gasística que está infrautilizada. Plantas de regasificación como la de Gijón no han conocido apenas actividad desde que se inauguraron. Se calcula que a través del Midcat, se podría satisfacer hasta el 20% del consumo gasístico de Alemania, en un momento crucial. 

La ministra Teresa Ribera afirmó en rueda de prensa que el gasoducto podría estar listo en cuestión de 8 o 9 meses, con un coste que ronda los 450 millones de euros. Sin embargo, falta aún algo de implicación por parte del Gobierno francés para ver prosperar el proyecto, especialmente en lo que es el tramo que pasa por su territorio.