PUBLICIDAD

Iberdrola

Yemen: la comunidad internacional renueva sus peticiones para poner fin a la guerra

Estados Unidos y la ONU exigen a las partes la reedición del alto el fuego y la protección del comercio marítimo internacional
grundberg-yemen

UN PHOTO/LOEY FELIPE  -   Enviado especial de la ONU para Yemen, Hans Grundberg

Yemen se aleja del final de una guerra que ha sumido al país en la mayor crisis humanitaria del planeta en los últimos ocho años. El inusitado optimismo de la comunidad internacional tras la firma en abril de un alto el fuego entre las fuerzas de la coalición, lideradas por Arabia Saudí, y los rebeldes hutíes, promocionados por Irán, se truncó en octubre tras la expiración del armisticio. No hubo acuerdo para prolongar una tregua que ha permitido a Yemen recuperar cierta normalidad.

De acuerdo con Naciones Unidas, no se ha producido una reanudación del conflicto en toda regla, pero el enviado especial de la organización, Hans Grundberg, teme que los enfrentamientos vuelvan a recrudecerse. Por eso, la ONU ha pedido a los insurgentes yemeníes reeditar el alto el fuego suscrito por las partes en abril, durante el mes sagrado de Ramadán, y renovado después en dos ocasiones. La consecución de un nuevo cese de las hostilidades está en su mano, explica Grundberg, fue el grupo rebelde quien declinó prolongar el armisticio.

yemen-marib
AP/MARIMAN EL_MOFTY - Combatientes yemeníes respaldados por la coalición liderada por Arabia Saudí en la línea de frente de Kassara, cerca de Marib, Yemen

“Quiero que las partes del conflicto no sólo renueven la tregua, sino que se comprometan a dar pasos hacia una solución integral del conflicto”, trasladó a las partes el enviado especial de Naciones Unidas, Hans Grundberg. El diplomático sueco ha denunciado, además, la desaparición de cinco miembros del personal de la ONU que fueron secuestrados en febrero la gobernación sureña de Abyan.

Estados Unidos se ha expresado en la misma línea. El embajador estadounidense en Yemen, Stephen Fagin, visitó el pasado lunes la ciudad costera de Adén, donde tiene su sede el Gobierno reconocido por la comunidad internacional, para reunirse con el primer ministro Maeen Abdulmalik Saeed y con algunos cargos importantes de su gabinete. En un comunicado un día después del encuentro, Fagin advirtió de la falta de voluntad del grupo rebelde, bautizado como Ansar Allah.

yemen-huties
AFP/MOHAMMED HUWAIS - Miembros de la Policía Militar de los rebeldes hutíes yemeníes apoyados por Irán desfilan por las calles de la capital, Saná

A mediados de octubre, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, convocó en Riad al presidente del Consejo Político Supremo y comandante supremo de las Fuerzas Armadas hutíes, Mahdi al Mashat, con el objetivo de discutir las condiciones para sellar un acuerdo de paz definitivo. Pero el encuentro entre los líderes de facto de las partes en disputa no llegó a celebrarse.

“Desde que empujaron a las fuerzas gubernamentales a las puertas de Marib a principios de 2020, [los hutíes] se han negado a entablar negociaciones serias sobre un acuerdo final, en lugar de esperar a que la población bajo su control acepte su posición como Estado”, explica escribe el investigador senior en el Centro de Estudios Estratégicos de Saná Abdulghani Al-Iryani. “Además, los éxitos militares han dado poder a las facciones más militantes del movimiento, dejando de lado a los moderados que defendían el compromiso y las concesiones”.

yemen-guerra
AFP/KARIM SAHIB - Un barco pesquero entrando en el puerto de la ciudad sureña de Adén, situada en la desembocadura del mar Rojo

Horas antes del encuentro entre Maeen Abdulmalik y el embajador estadounidense en Adén, la oficina del primer ministro yemení denunció el ataque con drones de las fuerzas hutíes en el puerto de Al-Dhaba, en la gobernación sureña controlada por su Gobierno. Los insurgentes no permitieron que una embarcación internacional extrajera petróleo.

“Los ataques de los hutíes contra los puertos de Yemen sólo perjudican al pueblo yemení al empeorar la escasez de combustible”, advirtió en un comunicado emitido en respuesta a esta acción el diplomático estadounidense Stephen Fagin, quien pidió además a los insurgentes “fin a sus amenazas al comercio marítimo internacional”.