PUBLICIDAD

Iberdrola

Opinión

Bochorno del Polisario durante la celebración del Foro Social Mundial en México

Foro Social Mundial México

La 15ª sesión del Foro Social Mundial realizada en México, cuyas actividades comenzaron el pasado lunes, dejó en evidencia que el Polisario no vive precisamente sus mejores momentos. Aunque lo más paradójico es que ha sido en México, uno de sus principales e históricos bastiones, donde se ha dado uno de sus mayores batacazos a nivel de apoyos.

Se dio la circunstancia de que, en las conferencias organizadas por sus responsables, se produjo un inmenso vacío de asistencia. Apenas media decena de asistentes en el principal evento organizado por ellos, y nada menos que en uno de los escenarios más emblemáticos y espectaculares que ofrecía la organización del evento, el patio principal del Palacio de Minería de la Ciudad de México.

Con un silencio sepulcral, y el lugar convertido en un erial, los organizadores trataron de sacar adelante su conferencia bajo el ruido reverberante de su propio eco. Con casi todas las sillas vacías, los promotores del fiasco cayeron en una situación de bochorno y desconcierto. Se hace pues evidente el fracaso de las participaciones del Polisario en el exterior, fuera de su zona de confort, aunque en este caso la sorpresa fue mayúscula ya que México siempre fue una de esas zonas. Un fracaso que contrasta con el creciente poder diplomático de Marruecos y su implicación en la búsqueda de una solución a la cuestión del Sáhara a través de una autonomía que acabe definitivamente con un conflicto que asola la región desde hace décadas.

El desprecio recibido por el Polisario en el Foro Social Mundial de México es el resultado natural de las nuevas transformaciones, a nivel regional o internacional, ya que desde distintos ámbitos se comienza a tomar una visión diferente y se atisba un cambio de rumbo a tenor de los últimos acontecimientos políticos alrededor de la cuestión.

Así, presenciamos la derrota del Frente Polisario en uno de sus bastiones más importantes en América Latina, y vemos también la derrota de sus dirigentes en un país que su propio líder visitó en 2018, y que en buena medida se jactaba de su apoyo a los periódicos argelinos y a los medios del Polisario de forma grandilocuente por aquel entonces.

En definitiva, a pesar de los intentos estos días de los medios afines al Polisario, desinformando al promover la exitosa participación de estos eventos, la realidad ha revelado lo contrario. Las fotos no dejan lugar a dudas, y una imagen vale más que mil palabras.