PUBLICIDAD

Iberdrola

Chernóbil, la ruta más rápida para la entrada en Kiev

Los enfrentamientos por el control de la central nuclear de Chernóbil después de la entrada rusa a través de la frontera norte de Ucrania podrían poner en riesgo la seguridad de la planta
atalayar-soldados-ucrania-chernobil-nuclear-guerra-rusia-pripyat

AFP/SERGEI SUPINSKY  -   En esta foto de archivo tomada el 4 de febrero de 2022, militares participan en unos ejercicios tácticos y especiales conjuntos del Ministerio del Interior ucraniano, la Guardia Nacional ucraniana y el Ministerio de Emergencias en la ciudad fantasma de Pripyat, cerca de la central nuclear de Chernóbil

En el marco de la operación relámpago rusa sobre el territorio ucraniano, las tropas del Kremlin se hicieron este jueves con el control de la planta nuclear de Chernóbil, al norte del país. “Las fuerzas de ocupación rusas están tratando de controlar la planta de Chernóbil. Nuestros defensores están sacrificando sus vidas para que no se repita la tragedia de 1986”, publicaba en su cuenta oficial de Twitter el mandatario ucranio, Volódimir Zelenski, tan solo unas horas antes de que el Gobierno de Kiev anunciase, a través de un comunicado oficial, que el contingente ruso había tomado posesión de la central. 

Al aviso se sumó también el asesor del Ministerio del Interior, Anton Gerashchenki, quien informó de que se estaban produciendo enfrentamientos cerca del depósito de deshechos nucleares de la planta de Chernóbil. “Las fuerzas ocupantes ingresaron en la zona de la central de Chernóbil desde Bielorrusia, pero los miembros de la Guardia Nacional ucraniana que protegen el almacén están demostrando una resistencia feroz”, afirmó Gerashchenki a través de su canal de Telegram.

No obstante, no pasó mucho tiempo antes de que Denys Shmyhal, primer ministro ucraniano, lamentase informar de que "la zona de Chernóbil, la llamada zona de exclusión de Chernóbil y todas las estructuras de la central nuclear de Chernóbil están bajo el control de los grupos armados rusos", hacía público durante una rueda de prensa. 

atalayar-primer-ministro-ucrania-denys-shmyhal-chernobil-rueda-prensa-guerra-rusia
Servicio de Prensa del Gobierno de Ucrania via REUTERS  -  El primer ministro ucraniano Denys Shmyhal habla sobre la zona de exclusión de Chernóbil en una rueda de prensa en Kiev, Ucrania, el 24 de febrero de 2022
¿Qué buscan las tropas del Kremlin en Chernóbil? 

Una de las dudas que ha parecido provocar el afán del Ejército ruso es el interés de Moscú en controlar una central nuclear paralizada y rodeada de kilómetros y kilómetros de terreno radiactivo. Según diversos expertos, la relevancia que entraña para Rusia el dominio de Chernóbil no es otra que una relevancia puramente geográfica. 

Así lo afirmaba el exjefe del Estado Mayor del Ejército estadounidense, Jack Kane, quien ha explicado que la planta “no tiene importancia militar”, sino que se encuentra situada dentro de la ruta más corta que une Bielorrusia con Kiev. En este mismo sentido, James Acton, de Carnegie Endowment for International Peace, explicó para el medio Al-Ain News que este camino representa “la forma más rápida de llegar del punto A al punto B”. Y es que la central nuclear se encuentra ubicada a tan solo 15 kilómetros de la frontera sur de Bielorrusia, y menos de 100 km de la capital, Kiev. 

atalayar-mapa-invasion-rusia-ucrania-chernobil-afp
AFP/AFP  -  Mapa de Ucrania en el que se localizan las zonas en las que se han registrado explosiones, ataques y combates y que están bajo control ruso, actualizado al 25 de febrero

Asumiendo que Chernóbil se había convertido en un enclave estratégico para la posible invasión rusa, la Agencia Estatal Ucraniana para la Gestión de la Zona de Exclusión hizo público, el pasado sábado, la evacuación forzosa del territorio para todos los ciudadanos ucranios que no estuviesen cumpliendo con sus obligaciones laborales en la zona. 

“No importa si está contaminado o si nadie vive aquí”, declaró hace unas semanas Yuri Shakhraichuk, teniente coronel de la guardia fronteriza ucraniana, para el New York Times. “Es nuestro territorio, nuestro país, y debemos defenderlo”.

atalayar-pripiat-prypiat-ucrania-chernobil-reactor-vista
REUTERS/GLEB GARANICH  -  La estructura de Nuevo Confinamiento Seguro (NSC) sobre el antiguo sarcófago que cubría el dañado cuarto reactor de la central nuclear de Chernóbil se ve al fondo de la ciudad abandonada de Prípiat, Ucrania 12 de abril de 2021
Los niveles de radiación superan las cifras de control 

Ahora, con la llegada de los fuertes movimientos provocados por la maquinaria militar pesada, los expertos advierten de que la capa superior del suelo podría levantarse y esparcirse por el aire, incrementando los niveles de radiación en el territorio y en el resto del país. “Hubo un aumento de los indicadores por encima de los niveles de control a las 03h20 horas”, advirtió el subdirector del Departamento ucraniano para la Seguridad de las Instalaciones Nucleares, Alexander Grigorach, para la agencia de noticias AFP.

Por su parte, Moscú ha alegado que la situación estaba bajo control. “La radiación en la zona de la central nuclear está en línea con la norma”, ha alegado el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashénkov. “Se ha llegado a un acuerdo con un batallón de las fuerzas de seguridad de la energía atómica de Ucrania para asegurar conjuntamente los bloques energéticos y el sarcófago de la central nuclear”. 

Frente a este escenario, el director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Mariano Grossi, ha pedido “máxima moderación para evitar cualquier acción que pueda poner en riesgo las instalaciones nucleares del país”. Grossi ha subrayado ante la comunidad internacional que es de “vital importancia que las operaciones seguras y protegidas de las instalaciones nucleares en esa zona no se vean afectadas”.

atalayar-reactor-cuatro-4-chernobil-ucrania-nuclear-central
ATALAYAR/NEREA BELMONTE  -  Estructura del Nuevo Confinamiento Seguro (NSC, por sus siglas en inglés), también conocida como “El Arca”, que cubre el reactor nuclear número cuatro de la planta de Chernóbil (Ucrania) tras su explosión en el año 1986. El NSC fue construido como parte del Plan de Ejecución del Sistema de Protección y financiado por el Fondo Internacional de Protección de Chernóbil
Chernóbil. Malas noticias 35 años después 

Desde hace más de tres décadas, la palabra “Chernóbil” evoca, irremediablemente, las imágenes de la tragedia y la devastación para el pueblo ucraniano. En abril del año 1986, el reactor número 4 de la central sufría una fusión del núcleo, y ante la desprotección de la cámara de contención, el vapor ocasionado atravesó el techo e hizo llover trozos de barras de combustible y grafito altamente radioactivo en la región. 

Pese al desastre nuclear que esto supuso, la incapacidad de generar electricidad suficiente para reemplazar la planta provocó que Chernóbil no apagase el último de sus reactores hasta el año 2000

Ahora, tras la instalación del "Nuevo Sarcófago Seguro" (NSC, por sus siglas en inglés) en el año 2017 –una estructura en forma de arco que impedirá la filtración de la radiación del reactor al exterior durante los próximos 100 años, y que fue financiada por el Fondo Internacional de Protección de Chernóbil –, Kiev pretende reasegurar el territorio, y mantenerlo lo más limpio de radiación posible en las décadas venideras. Sin embargo, el violento avance de las tropas rusas por la Zona de Exclusión podría poner en peligro los objetivos del Gobierno ucraniano.