PUBLICIDAD

Iberdrola

La amenaza del terrorismo yihadista se cierne sobre Afganistán y la región del Sahel

El Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo (OIET) ha publicado este lunes el informe semestral de la actividad yihadista de 2020
El personal de seguridad afgano llega al del atentado en un hospital en la parte occidental de la capital afgana Kabul, Afganistán, el martes 12 de mayo de 2020

AP/RAMAT GUL  -   El personal de seguridad afgano llega al del atentado en un hospital en la parte occidental de la capital afgana Kabul, Afganistán, el martes 12 de mayo de 2020

La pandemia provocada por la COVID-19 ha redibujado el escenario de la geopolítica global. El impacto de esta crisis sanitaria ha tenido un efecto directo en la economía y el turismo, pero también en la evolución de las organizaciones terroristas de carácter yihadista. Así lo considera el informe semestral de la actividad yihadista de 2020 elaborado por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo que ha sido publicado este lunes. 

Las agrupaciones yihadistas han aprovechado la inestabilidad y desigualdad provocada por esta crisis para transformar sus dinámicas de actuación y aumentar su influencia en determinados territorios donde, hasta el momento, su presencia era mínima o inexistente. Las medidas adoptadas por los Gobiernos de distintos estados para reducir la propagación de este patógeno han creado el campo de cultivo perfecto para la expansión de estos grupos terroristas, que se han visto favorecidos por la concentración de los esfuerzos de tropas locales en contener la pandemia y por la retirada puntual de soldados destinados a misiones internacionales, tal y como señala este informe. 

Mapa que aparece en el informe semestral de la actividad yihadista de 2020 elaborado por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo
PHOTO – Mapa que aparece en el informe semestral de la actividad yihadista de 2020 elaborado por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo

Francia y Reino Unido – advierte este documento – han sido testigos de la transformación que han sufrido estos procesos de radicalización, al sufrir acciones terroristas perpetradas por individuos que han actuado de manera autónoma. En España, en cambio, las operaciones policiales antiterroristas no han dejado de sucederse a pesar de que gran parte del país estaba confinado. Por ejemplo, los Mossos d’Esquadra, han detenido este mes de julio a dos argelinos de 41 y 43 años en Barcelona en el marco de una operación contra el terrorismo yihadista. Los arrestados se estaban preparando para atentar, según fuentes de la investigación consultadas por El Periódico de Cataluña. 

El Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo considera que una nueva era comenzó con la derrota militar de Daesh ya que, desde entonces, el movimiento yihadista global está cada vez más descentralizado, tal y como lo demuestra la “alqaedización del propio Daesh”, han advertido.  Así, el informe establece que la tendencia descentralizadora que ya se venía marcando en 2019 se ha acentuado durante los últimos meses, por el incremento del protagonismo de sus grupos afiliados y franquicias regionales como, por ejemplo, el Estado Islámico del Gran Sahara (EIGS), el Estado islámico de África Occidental (ISWAP, por sus siglas en inglés) o el Estado Islámico de África Central (ISCAP), establecidas en distintas áreas geográficas.

 Un soldado francés sostiene un detector mientras busca la presencia de IED (Dispositivos Explosivos Improvisados) durante la Operación Burkhane en el norte de Burkina Faso
AFP/ MICHELE CATTANI - Un soldado francés sostiene un detector mientras busca la presencia de IED (Dispositivos Explosivos Improvisados) durante la Operación Burkhane en el norte de Burkina Faso

El análisis semestral elaborado por la OIET también alerta de que “la influencia de Daesh sobre movimientos insurgentes locales ha acabado por dar un impulso a los planteamientos más radicales”, concretamente a la corriente ideológica del salafismo yihadista que se ha ido extendiendo sigilosamente en países como la República Democrática del Congo o Mozambique. 

En los últimos seis meses, 4.826 personas han perdido la vida en todo el mundo por el terrorismo yihadista en al menos 30 países.  Las organizaciones terroristas han visto en el coronavirus una oportunidad para aumentar su influencia tal y como ha ocurrido, por ejemplo, en Afganistán donde los talibán se han posicionado como “el único actor que se preocupa por el bienestar de los ciudadanos”, establece este artículo. Algo similar ocurre en África Occidental, donde las organizaciones yihadistas han aprovechado para expandirse por nuevos territorios.  La OIET ha mostrado su preocupación ante el aumento de los atentados de estas características, que han pasado de ser 757 en la primera mitad de 2019 a los 1.013 de este semestre. Las regiones más afectadas han sido, según este documento, Afganistán y el Sahel, una de las zonas más afectadas a nivel mundial por el fenómeno terrorista. Aun así, también se ha producido una disminución considerable en el número de víctimas, situándose la cifra de fallecidos por debajo de los 5.000. 

En esta foto de archivo, tomada el 21 de marzo de 2019, se ven soldados de la Fuerza Barkhane y del ejército maliense patrullando en una calle de Menaka, en la región de Liptako
PHOTO/AFP - En esta foto de archivo, tomada el 21 de marzo de 2019, se ven soldados de la Fuerza Barkhane y del ejército maliense patrullando en una calle de Menaka, en la región de Liptako

De acuerdo con el informe semestral elaborado por la OIET, Siria e Irak son los países en donde más se ha reducido la violencia, en contra con el Sahel Occidental donde los datos son –según la organización-- “muy alarmantes”. Las conclusiones de este documento inciden en que de “los diez primeros países con mayor número de muertos, ocho de ellos pertenezcan a la mitad sur del continente africano, concentrándose todos ellos en la región del Sahel Occidental, R.D. Congo y Mozambique”.

Así, subraya el informe, “la región del Sahel se ha consagrado como uno de los principales focos de terrorismo a nivel global”. El coronavirus ha creado el escenario perfecto para que los grupos armados vayan teniendo más poder y aumentando su influencia en la región. “Estas organizaciones han demostrado tener fuertes capacidades operativas y de inteligencia que les permiten llevar a cabo ataques de gran envergadura contra instalaciones militares y asentamientos de población civil”, han aseverado. Según este documento, esta situación provoca que estas organizaciones continúen su expansión territorial hacia el sur o el oeste, tal y como hemos podido ver en los últimos meses, con el incremento de ataques en naciones como Burkina Faso, Malí e incluso Níger. 

Portada del informe semestral de la actividad yihadista de 2020 elaborado por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo
PHOTO – Portada del informe semestral de la actividad yihadista de 2020 elaborado por el Observatorio Internacional de Estudios sobre Terrorismo

En este escenario de inestabilidad hay que tener en cuenta también el aumento de las tensiones políticas, sociales y económicas que, si bien, ya existían, se han intensificado a raíz de esta crisis sanitaria. La OIET ha explicado que estos factores tienen una relación muy directa con el fenómeno terrorista, ya que “los grupos armados aprovechan la desconfianza y el descontento de los ciudadanos con las autoridades, postulándose como alternativa a los gobiernos y ofreciendo oportunidades económicas y servicios básicos que estos no proporcionan en ciertas regiones alejadas, consiguiendo así el apoyo de la población”.

En este contexto, el rol desempeñado por los Gobiernos del Golfo de Guinea para hacer frente a este fenómeno es imprescindible para hacer frente a la amenaza terrorista. No obstante, hay que destacar que países como Ghana y Togo no han registrado atentados, aunque si hay presencia de organizaciones terroristas, procedentes de Burkina Faso. “Resulta de vital importancia que las autoridades recuperen la confianza de la población y luchen para erradicar zonas de marginación en las que la presencia estatal es prácticamente nula, donde se genera un sentimiento de abandono generalizado entre la sociedad local”, han subrayado. 

El OIET también ha hecho hincapié en la necesidad de acabar con “la falta de impunidad de los ejércitos nacionales”.  El informe concluye aseverando que estas dinámicas nos permiten predecir que en un futuro cercano Afganistán y el Sahel abarcarán los principales epicentros de actividad y han alertado de que Daesh está esperando al momento justo para reaparecer en Siria e Irak.  Y, por último, han instado a Europa a analizar lo que ocurre en el interior de las prisiones, lugares que han descrito como “importantes focos de radicalización”, sin dejar de lado a los combatientes retornados que, por una razón u otra, quieran volver a sus países de origen.