"Nos quedamos con el petróleo", la nueva confusa misión de Trump en Siria

Estados Unidos mantiene su presencia militar en Siria para controlar y proteger sus campos petroleros, según el presidente, en una misión militar que no está definida y que ha generado alboroto en el Pentágono
Atalayar_Estados Unidos_Misión_Siria_Petróleo

AFP/DELIL SOULEIMAN  -   Un vehículo militar estadounidense, que forma parte de un convoy que llega del norte de Irak, pasa el 26 de octubre de 2019 por una bomba de petróleo en el campo de la ciudad de Qamishli, en el noreste de Siria.

Donald Trump anunció de manera repentina la salida de las tropas estadounidenses de Siria hace un mes, abriendo la puerta para la ofensiva militar que lanzó Ankara contra los kurdos en las áreas próximas a su frontera. Hoy el Ejército de Estados Unidos sigue, casi en su totalidad, en territorio sirio. ¿Su objetivo? Los yacimientos petrolíferos existentes en Siria los cuales se han convertido en uno de los principales frentes de batalla, y motivo de la presencia de EEUU, en el conflicto internacional que allí se produce. 

Con el pretexto de evitar que los terroristas de Daesh arrebaten los campos petrolíferos a las milicias kurdas, el Gobierno desplazará soldados estadounidenses a la zona incorporándose a los que ya se encontraban en Siria. "Nos quedaremos con el petróleo", aseguró Trump a finales de octubre. Hoy, el número de tropas estadounidenses en Siria se mantiene estable en poco menos de 1.000, dijo esta semana un oficial estadounidense, según AFP. La cantidad de tropas estadounidenses en Siria es similar a la existente antes del anuncio del retiro a mediados de octubre. "Seguimos por debajo de 1,000 y la retirada continúa", dijo el funcionario.

Atalayar_Presencia militar_Estados Unidos_Siria_guerra_yacimientos
AFP/DELIL SOULEIMAN - Un vehículo blindado estadounidense patrullando en la aldea de Ein Diwar, en la provincia de Hasakeh, en el noreste de Siria, el 4 de noviembre de 2019.

Como ilustración de sus idas y venidas, y la justificación de su actual presencia en Siria, el viernes 1 de noviembre el presidente estadounidense dijo “queremos traer a nuestros soldados a casa. Pero sí dejamos soldados porque nos quedamos con el petróleo. Me gusta el petróleo. Nos quedamos con el petróleo". De esta manera, y pese a no dar más detalles, Trump asegura que se trata de una operación para garantizar la protección de los campos de petróleo de los terroristas del Daesh o cualquier otro grupo presente en la zona. El secretario de Defensa, Mark Esper, ha confirmado el deseo de Trump de quedarse con el petróleo y parece que el objetivo no solo es que no caiga en manos de Daesh, u otros terroristas, sino también evitar que accedan a él otros actores de la región (quizás las fuerzas rusas o sirias). 

Es así como las tropas no se marchan. Y las que salieron, volvieron. Unos 85 vehículos de las tropas de EEUU cargados con equipamiento militar entraron en Siria a través del paso fronterizo de Al Walid, procedentes de Irak, aseguró la semana pasada el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG, con sede en el Reino Unido pero con una amplia red de colaboradores sobre el terreno. Además, según la ONG, la semana pasada más de 500 soldados estadounidenses cargados con equipamiento militar y logístico llegaron a la base militar Qaserki, en el norte de Siria. El número de tropas fluctuará en las próximas semanas debido tanto a los retiros del norte de Siria como a la incorporación de tropas en el este. Pero un oficial de defensa dijo que es posible que alrededor de 900 sea el nivel de fuerza general durante algún tiempo, según la CNN. 

Atalayar_Convoy Estados Unidos_Siria_guerra
AP/BADERKHAN AHMAD - Un convoy estadounidense de más de una docena de vehículos fue visto conduciendo al sur de la nororiental ciudad de Qamishli, probablemente dirigiéndose al área de Deir el-Zour, rica en petróleo, el 26 de octubre de 2019. .

Parece ser que fue el interés de Trump por el petróleo lo que facilitó que el Pentágono le convenciera para volver a llevar algunas tropas a esa zona y mantener un control aéreo del área. El presidente recibió mucha oposición, incluso de los republicanos, a su decisión de sacar las tropas estadounidenses y el petróleo fue el argumento que miembros de la Administración encontraron para convencerle de mantener tropas en Siria. Esto sucedió tras enseñarle un mapa de los yacimientos petrolíferos en la región, con el que los asesores militares convencieron al mandatario de volver a llevar algunas tropas al norte de Siria y mantener un control aéreo del área, según el diario The Washington Post.

El presidente es de la teoría de que una guerra, o una invasión, se ejecutan con el objetivo de que el vencedor se llevara el botín, en este caso el oro negro. Su obsesión con adueñarse del petróleo en Oriente Medio se remonta a 2011, cuando lamentó que su predecesor, Barack Obama, hubiera ordenado una retirada de las tropas estadounidenses de Irak sin "llevarse el petróleo". El domingo 27 Trump aseguro que su deseo es llevarse crudo: "Lo que pretendo hacer, quizá, es llegar a un trato con ExxonMobil o una de nuestras grandes compañías para que entren allí y hagan las cosas bien", explicó Trump en una rueda de prensa. No está  nada claro qué base legal tendría el gobierno de los Estados Unidos para controlar o tomar el petróleo en Siria y muchos ya apuntan a que un saqueo unilateral sería una expoliación de los recursos estatales prohibida por las convenciones de Ginebra y de La Haya.

Atalayar_Mapa Siria
AFP/AFP - Mapa de localización de yacimientos petrolíferos en Siria.

La respuesta rusa no ha tardado en llegar y aseguró que EEUU se dedica a actividades criminales en Siria y denuncia que Washington retira petróleo de contrabando de Siria por decenas de millones de dólares mensuales. "Evadiendo sus propias sanciones, los estadounidenses sacan petróleo de contrabando de Siria por un valor de más de 30 millones de dólares al mes y no pretenden abandonar esa región en un futuro previsible", señaló La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, según recoge RT.

En esta nueva etapa, en la que el petróleo justifica la presencia bélica, lo que más claro está es que la misión estadounidense en Siria no está definida, ni la estrategia, ni los objetivos, ni los recursos. EEUU se encuentra en una situación ambigua en la que no se han tomado las necesitadas decisiones sobre el papel de las tropas estadounidenses en los campos petrolíferos de Siria.  Esta situación ha llevado a que Barbara Starr, de la CNN, asegurar que la confusión reina sobre el plan de Estados Unidos para asegurar el petróleo en Siria. Ella asegura que los comandantes militares estadounidenses que supervisan las operaciones en Siria todavía están a la espera de órdenes precisas sobre el campo de batalla por parte de la Casa Blanca y el Pentágono en su misión exacta de proteger los campos petrolíferos en el este de Siria, según aseguro un oficial de defensa. 

Atalayar_Desplazados_Refugiados_Siria
AFP/FADEL SENNA - Una familia siria desplazada en una escuela convertida en un refugio para personas desplazadas por la guerra, en la ciudad siria de Hasakeh, al noreste de Siria, el 25 de octubre de 2019.

Por su parte, el antiguo enviado especial de EE.UU. para la coalición contra Daesh, Brett McGurk, aseguró esta semana que "pasé mucho tiempo con las Fuerzas Especiales de EEUU sobre el terreno en Siria, donde durante dos administraciones tuvieron una misión clara para derrotar a Deash. Estas imágenes de las fuerzas estadounidenses ahora en Siria con una misión mal definida para proteger pequeños campos petrolíferos me estremecen". 
Pero la excusa que sostiene EEUU no se sostiene por si mismo ya que no hay mucho petróleo para mantener. "Siria nunca fue un importante productor de petróleo a escala internacional, representando solo 385,000 barriles por día de crudo, o el 0.5% de la producción mundial en 2010, según un informe del Informe de Energía Mundial de British Petroleum. Ese fue el año anterior al comienzo de la prolongada guerra civil de Siria, devastando todos los recursos de la nación, incluido el petróleo", según escribe Patrick J. McDonnell, de Los Angeles Times, desde Qahtaniyah, en el norte de Siria, cerca de Qamishli, la "capital" de las regiones kurdas en el noreste de Siria. 

Qamishli_convoy
AP/BADERKHAN AHMAD - Un convoy militar de EEUU cerca de la ciudad de Qamishli, al norte de Siria, el sábado 26 de octubre 2019.

Los comandantes estadounidenses carecen de claridad sobre los aspectos más básicos de su misión, incluyendo cómo y cuándo las tropas pueden disparar sus armas y qué es exactamente esa misión. La legalidad de la operación estadounidense para proteger los campos petroleros sigue siendo un tema de debate incluso dentro del Pentágono. La falta de órdenes precisas, tanto de la estrategia, el objetivo y el rival, definen la nueva misión de EEUU en Siria. Mientras tanto, Rusia y Turquía ya han lanzado la segunda patrulla conjunta en el noreste de Siria (la primera fue el pasado día 1) en el marco del memorando de entendimiento turco sirio firmado en Sochi el 22 de octubre por parte de los presidentes ruso, Vladímir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan.