PUBLICIDAD

Iberdrola

Oriente Medio boicotea la comisión de ministros del Exterior en Libia

Solo cinco de los 22 miembros de la Liga Árabe enviaron a sus principales diplomáticos e incluso el secretario general del bloque se mantuvo alejado
atalayar-libia-presidente-mohamed-dbeibah

PHOTO/ARCHIVO  -   Abdul Hamid Mohammed Dbeibah, primer ministro de Libia

El desplante agrava las divisiones entre los estados árabes sobre el gobierno de Trípoli, cuya legitimidad está siendo cuestionada por el Gobierno rival en el este de Libia, devastada por la guerra. Los pesos pesados ​​de la región, como Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos no estuvieron representados en absoluto en la reunión, un encuentro que era la preparatoria antes de una cumbre de ministros de Relaciones Exteriores en El Cairo. Cuatro miembros enviaron ministros subalternos o embajadores. A la reunión asistieron el ministro de Relaciones Exteriores de Túnez, Othman Grandi; el ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra; y el ministro de Relaciones Exteriores de Somalia, Abshir Jameh. El presidente de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, también estuvo ausente. 

Libia, que ocupa la presidencia rotatoria del grupo, “está decidida a desempeñar un papel en la Liga Árabe y rechaza cualquier intento de politizar los documentos fundacionales de la liga”, dijo. Desde 2011, cuando un levantamiento respaldado por la OTAN derrocó al dictador Muamar Gadafi, Libia ha estado sumida en una década de violencia. La toma de poder resultante generó una serie de milicias locales y provocó la intervención de las potencias árabes, así como de Turquía, Rusia y Occidente. Najla Al Mangoush, ministra de Relaciones Exteriores del gobierno con sede en Trípoli, condenó lo que llamó “un intento de ciertos partidos políticos de destruir el deseo libio de unidad árabe”. 

 atalayar-ahmed-aboul-gheit-liga-árabe-presidente
PHOTO/DALATI&NOHRA  -   El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit

El gobierno del este de Libia, respaldado por el líder militar Khalifa Haftar, que tiene estrechos vínculos con Rusia y Egipto, ha desafiado al Gobierno del primer ministro Abdulhamid Dbeibah desde marzo pasado, declarando que su mandato había expirado. El jefe del gobierno rival agradeció a Egipto, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos por “negarse a participar en el drama a través del cual el difunto gobierno trató de proyectar reconocimiento internacional”. En un tweet, Fathi Bashagha también instó a los vecinos occidentales de Libia, Argelia y Túnez, que enviaron a sus ministros de Relaciones Exteriores a la reunión, a “repensar su política sobre Libia y no dejarse engañar por un gobierno vencido”

El Gobierno de coalición con sede en Trípoli es el final de un proceso de paz mediado por la ONU después de los últimos enfrentamientos importantes en el país en 2020. Al acusar a los países árabes de actuar como representantes en la crisis de Libia, Al Mangoush agregó: “El problema del archivo libio es que se discute sin la presencia de los tomadores de decisiones libios y trata de romper este método al convertirnos en los que hablan, y no necesitamos que ningún país hable en nuestro nombre”.  

 atalayar-naciones-unidas-dialogo-reunion-libia
AFP/ FETHI BELAID - Delegados libios, entre ellos (de izquierda a derecha) Abdessalam Shuha, Abdallah Shibani, Hussein Mohamed Elansari, un participante no identificado, y Abdel Majid Mlayqtah asisten a la inauguración del Foro de Diálogo Político de Libia, celebrado en Gammarth, en las afueras de la capital de Túnez, el 9 de noviembre de 2020

El ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de coalición agradeció a Argelia “durante su presidencia del Consejo de la Liga Árabe y sus incansables esfuerzos para hacerla digna de su gloriosa historia árabe”. Las posiciones de varios de los principales países árabes contra Estados Unidos son contradictorias. Egipto ha dejado en claro que no reconoce al gobierno de Dbeibah y recientemente ha comenzado a tomar medidas para exponer al gobierno, como trabajar con varias fuerzas libias (Cámara de Representantes) para definir un nuevo camino basado en la formación de un nuevo gobierno como requisito previo para la celebración de elecciones. 

Para hacer frente a la crisis, una iniciativa de la ONU llevó a la creación de un comité conjunto de la Cámara de Representantes y el Consejo Supremo (Asamblea Consultiva) para acordar una base constitucional para la celebración de elecciones “lo antes posible”. “El 17 de enero, la Cámara de Representantes anunció que le daría 15 días al Consejo de Estado para responder al documento normativo constitucional. Aguila Saleh Issa, jurista y político libio agregó que “la declaración constitucional (escrita después del derrocamiento del régimen de Gadafi en 2011) es una base legítima y autorizada para poner fin al debate político existente sobre la celebración de elecciones”.