Reino Unido planea negociaciones comerciales con el Consejo de Cooperación del Golfo

Tras el Brexit, los ingleses buscan acuerdos por todo el mundo para el libre comercio
boris-johnson-bin-zayed

 -  

En cuanto se puso la opción del Brexit sobre la mesa, las primeras reacciones desde la Unión Europea eran que iba a ser algo desastroso a nivel económico para ambas partes. Años después de comenzar unas negociaciones poco o nada productivas, Reino Unido logró abandonar la UE, lo que ha obligado a los de Boris Johnson a buscar nuevas opciones en el mercado internacional. No es que todo lo que representaba la Unión para los británicos se haya esfumado, pero no contarán con todas las ventajas ni muchísimo menos. Es por ello por lo que no han tardado en fijarse en un mercado en plena expansión como es el del Golfo.

El Departamento de Comercio Internacional británico pretende fortalecer sus vínculos comerciales con los países del Golfo. Así lo ha hecho saber a través de un comunicado oficial en el que informan de sus intenciones de abrir negociaciones con el Consejo de Cooperación del Golfo a comienzos de 2022. El valor del comercio británico con los países de dicha región tuvo un importante aumento elevando el volumen por encima de los 60.000 millones de dólares – poco menos de 52.000 millones de euros –, lo que representa el 7% del volumen de comercio de Reino Unido con la Unión Europea.

principe-heredero-bin-salman
PHOTO/BANDAR ALGALOUD/Cortesía de la Corte Real de Arabia SaudÍ  -   El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman

Una de las figuras clave con las que Boris Johnson querría estrechar sus lazos es la cada vez más influyente Arabia Saudí. Su poderío económico va de la mano a su voluntad de progreso e innovación, como refleja el ambicioso proyecto Visión 2030. A esto hay que añadir la reciente compra por parte de un fondo saudí del Newcastle United, hasta ahora propiedad del multimillonario Mike Ashley. La operación – estudiada con lupa por la Premier League, que asegura tener garantías legales de que el equipo no será dirigido desde Riad – puede formar parte de un movimiento de acercamiento entre ambos países.

La expansión a todos los niveles por parte de Arabia Saudí es una realidad que le sitúa en una posición muy ventajosa a la hora de firmar acuerdos, a la vez que le convierte en un suculento socio al que Reino Unido no ha tardado en acercarse. Las negociaciones previstas para comenzar el próximo año no serán las únicas que tiene sobre la mesa Boris Johnson. Tras el terremoto causado por AUKUS, el primer ministro británico quiere seguir reforzando sus vínculos con Australia y pretende unirse al Acuerdo Integral y Avanzado para la Asociación Transpacífica, además de la firma de un nuevo acuerdo de libre comercio con Canberra y Wellington.

primer-ministro-boris-johnson

Reino Unido quiere – y debe – mostrar su fortaleza económica tras la caída de buena parte de sus exportaciones a causa del Brexit. La nueva secretaria de Comercio Internacional, Anne-Marie Trevelyan, asegura que la posibilidad de firmar un acuerdo con el Consejo de Cooperación del Golfo es una “tremenda oportunidad para liberalizar el comercio con un mercado en crecimiento para las empresas británicas y profundizar las relaciones con una región vital para nuestros intereses estratégicos”. Los ingleses estarían interesados en reforzar principalmente tres sectores: alimenticio, digital y de energía renovables.

La salida de la Unión Europea supone un reto de una complejidad altísima para los británicos. No obstante, la rapidez con la que se están moviendo para alcanzar acuerdos en diferentes aéreas – desde defensa con AUKUS hasta economía con la propia Australia y ahora el CCG – es clave para paliar las consecuencias que ha provocado la aplicación del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea. Reino Unido conoce la cada vez mayor influencia de los países del Golfo en todo el mundo y no quiere dejar pasar la oportunidad de estrechar unos lazos que, a la larga, pueden situarle a la cabeza del crecimiento económico.